Lo + nuevo

Volkswagen e-Golf, un compacto eléctrico

el-volkswagen-e-golf-se-pone-a-la-venta-en-alemania-201415697_1

El Volkswagen Golf ya cuenta con una versión de propulsión eléctrica. El e-Golf utiliza un sistema de propulsión desarrollado y fabricado por Volkswagen, que sitúa a este compacto como el mejor de su clase en cuanto a consumo de energía, que se sitúa en menos de los 2 euros cada 100 km. Y todo ello con las cualidades dinámicas, seguridad y confort del resto de la gama Golf.

El motor eléctrico de alto rendimiento del e-Golf genera una potencia máxima de 85 kW / 115 CV, con un par máximo de 270 Nm desde parado. Con un peso en vacío de 1.510 kg -normas DIN-, ofrece una impresionante capacidad de respuesta, que se traduce en una aceleración de 0 a 100 km/h en sólo 10,4 segundos. La velocidad máxima está limitada electrónicamente a 140 km/h.

La batería de iones de litio, al igual que el conjunto motor y caja de cambios también un desarrollo de Volkswagen, pesa 318 kg, y se localiza entre los ejes delantero y trasero. Tiene una tensión nominal de 323 V, con una capacidad de 24,2 kWh, y para su recarga existen distintas posibilidades. En un enchufe doméstico a 230 voltios con una potencia de salida de 2,3 kW necesita un máximo de 13 horas para alcanzar la recarga del cien por cien, mientras que con el wallbox opcional, que suministra una potencia de 3,6 kW, el tiempo de recarga se reduce a 8 horas. Además, el e-Golf puede suministrarse preparado para el sistema de carga rápida con potencia de hasta 40 kW, en cuyo caso se alcanza el 80 por ciento de capacidad en apenas 30 minutos.

el-volkswagen-e-golf-se-pone-a-la-venta-en-alemania-201415697_6

La autonomía máxima del Volkswagen e-Golf con una carga completa de la batería se sitúa entre 130 y 190 km, dependiendo del estilo de conducción, de la carga, del perfil de la ruta o de la temperatura exterior. El conductor del e-Golf puede intervenir en la autonomía -y por lo tanto en el consumo de energía- mediante la selección de dos programas de conducción, “Eco” y “Eco+” -en los que se limita la velocidad máxima, la entrega de potencia e incluso se interviene sobre el climatizador, desconectándolo- y hasta cuatro niveles diferentes de recuperación de energía.

Entre otras medidas para aumentar la eficiencia, el e-Golf cuenta con una resistencia aerodinámica reducida en un 10 por ciento mediante carenados especiales en los bajos, llantas de diseño específico, un spoiler trasero y la posibilidad de cerrar parcialmente las entradas de aire delanteras, al no se necesario tanto caudal de aire para la refrigeración como en las versiones con motor de combustión. Asimismo, la resistencia a la rodadura también se ha reducido un 10 por ciento.