Competición

Vettel vuelve a ganar y suma siete victorias consecutivas

foto vettel

Sebastian Vettel (Red Bull), con el título en el bolsillo desde la pasada carrera celebrada en la India, continúa demostrando su ambición y se impuso en el GP de Abu Dabi de Fórmula 1 en una carrera que volvió a dominar desde el inicio hasta el final. El piloto alemán suma ya 11 victorias esta temporada y siete de manera consecutiva.

Al tetracampeón del mundo le acompañaron en el podio su compañero de equipo, el australiano Mark Webber, y el alemán Nico Rosberg (Mercedes). El español Fernando Alonso (Ferrari), que partía en la parrilla de salida desde la décima posición, fue remontando hasta terminar quinto, lo que le permite consolidar su segundo puesto en la clasificación del Mundial. Además, se vio beneficiado por el prematuro abandono de Kimi Raikkonen (Lotus), que tras salir último después de su exclusión de la clasificación debido a que el morro de su coche no pasó el test de flexibilidad de la FIA, no pudo completar ni una sola vuelta.

Tensión entre Raikkonen y Lotus

La actitud del piloto finlandés con respecto a su escudería quedó muy clara tras llegar a boxes después del abandono. El piloto se cambió y se fue del circuito sin esperar al final de la prueba. Y es que la relación de Kimi con su equipo es muy distante desde hace un tiempo, ya que al finlandés le deben 11 millones de euros. Hay rumores de que el piloto podría declararse en huelga y no disputar las dos últimas pruebas del campeonato.

Mientras que la carrera no tenía ninguna emoción respecto a saber quién iba a ser el vencedor, pues el dominio de Vettel es incontestable, el interés residía en conocer qué pilotos lograrían acompañarle en el podio. Varios pilotos tuvieron opciones y las estrategias de equipo fueron en esta ocasión determinantes.

Batir récords

Las dos últimas carreras serán en Estados Unidos y Brasil, país que está moda en los últimos tiempos, y ya nadie duda de que Vettel continuará intentando batir nuevos registros y acercarse a los conseguidos por su compatriota Michael Schumacher, hasta ahora el “káiser” absoluto de la Fórmula 1.