Lo + nuevo

Tesla Model S, una berlina de lujo con motor eléctrico

fotoberlina

El nuevo Tesla Model S es un coche eléctrico que destaca por sus más de 400 cv de potencia y por lograr una autonomía de 400 kilómetros. Estamos ante una berlina deportiva de lujo y que puede albergar hasta siete pasajeros gracias a sus cinco metros de longitud. Su precio, a partir de 60.000 euros.

El Tesla Model S sale a la venta con cuatro años de garantía que se amplía hasta ocho en lo que se refiere a sus baterías.

Fabricado en Estados Unidos, estamos ante un modelo singular, sin competencia en el mercado debido a sus características. Está previsto que desde la factoría donde se produce, ubicada en California, salgan este año 20.000 unidades.

Al igual que la también eléctrica americana Mission RS, el Tesla Model S es un coche muy potente, del gusto del mercado norteamericano.

Equipamiento de lujo

Sus afiladas y elegantes formas le confieren un aspecto elegante que se confirma cuando observamos su equipamiento interior, donde destaca, por encima de todo, su pantalla táctil central de 17 pulgadas, la más grande hasta la fecha utilizada en un turismo de serie.

También sorprende su condición de siete plazas, pues a las cinco convencionales se unen dos pequeños asientos para niños situados en la zona del maletero y en  sentido contrario a la marcha, provistos de sujeciones ISOFIX homologadas.

Al acceder a su interior todo está diseñado con el máximo cuidado, con una sensación de calidad muy elevada y provisto de un completísimo equipamiento, con ocho airbags, doce regulaciones distintas en los asientos delanteros, equipo de sonido con MP3 y MP4 y 200 vatios de sonido y todo tipo de sistemas de info-entretenimiento a través de su gran pantalla táctil.

Prestaciones

Provisto de un motor eléctrico, el Tesla Model S anuncia ya 416 cv de potencia y una autonomía que puede llegar, en condiciones favorables, a superar los 400 kilómetros con una sola carga.

Sus prestaciones empiezan a estar ya a la altura de las berlinas con motores convencionales, aunque su velocidad máxima está limitada a 200 km/h. Es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en apenas 5,6 segundos.