Lo + nuevo

Renault Zoe llega a los concesionarios españoles

imagegallery-39676-51498f938b753

El Renault Zoe finalmente se convierte en un coche que se puede comprar. El eléctrico de la firma francesa llega a España para posicionarse como un referente entre los vehículos eléctricos. A continuación, te contamos todos los detalles de este automóvil de propulsión limpia.

Un eléctrico que no parece un eléctrico

Si hay que destacar algo del Renault Zoe es que se trata de un coche eléctrico que trata de disimular al máximo su propulsión alternativa. Es que se trata de un coche que cuenta con diseño de pequeño monovolumen en el que el hecho de ser un eléctrico pasa desapercibido.

Solamente algunos pequeños detalles de su estéticas nos “delatan” que se trata de un coche eléctrico como la altura al suelo que es un poco mayor a lo que podríamos esperar de un monovolumen pequeño (1,56 metros, 8 cm más que el Clio), debido a que la batería va en el suelo del coche.

Interior

Por dentro encontramos en diseño moderno en el que hay plásticos rígidos y un nivel de acabados por encima de lo que solemos encontrar en el segmento de los utilitarios. Ofrece espacio para 5 pasajeros, aunque cabe destacar que para que quepan tres personas cómodas en la plaza trasera, lo recomendable es que no sean personas muy altas. El maletero ofrece una capacidad de carga de 338 litros.

Motor

El propulsor que mueve al Zoe es un motor de 88 CV que le permite acelerar hasta 135 km/h. Se alimenta de una batería que hay que alquilar mensualmente.

Precio

El Renault Zoe cuesta 13.650 euros en el acabado Life y 15.450 euros en los acabados Intens y Zen (precios con las ayudas a la compra de coches eléctricos y del plan PIVE). A eso hay que sumarle los 79 euros mensuales del alquiler de la batería (que incluye asistencia las 24 horas).

Sin embargo, el talón de Aquiles de este coche es que para recargarlo es necesario comprar un punto de recarga: no es un coche enchufable a una red hogareña como el Twizy, el Kangoo y el Fluence.

Renault ofrece la venta e instalación de un punto de recarga llamado Wall box a un precio que aún se debe confirmar pero que oscilará entre los 1.000 y 1.500 euros.