ConsejosConsejosGeneral

¡No pierdas aceite!

Imagen1

Para el funcionamiento normal de un vehículo hay varios fluidos que son vitales, pero si tenemos que hablar del más importante, ese es, sin duda, el aceite. La ausencia de éste puede provocar daños irreversibles para el motor, ya que su principal función es lubricar las piezas de metal que están en continuo movimiento. Además, contribuye a tenerlo refrigerado y eliminar restos de carbón. Sin él corres el riesgo de que la biela se salga del cigüeñal, se raye el motor o, incluso, que se formen agujeros, por lo que reparar una avería de este tipo puede llegar a ser muy costoso para el bolsillo.

Revisar el nivel de aceite es muy sencillo, pero no solo es necesario tener la cantidad suficiente, sino que también tiene que estar en buenas condiciones, ya que éste se va degenerando con el uso yImagen2 acumula suciedad del desgaste.

Es muy importante revisar el filtro del aceite y cambiarlo junto con el aceite. Este cambio, que recomienda siempre el fabricante, suele estar en torno a los 10.000 y 15.000 kilómetros.

Debes estar atento a cualquier señal que indique que puede estar perdiendo aceite y así evitar quedarte sin él. Una mancha viscosa debajo del coche cuando esté aparcado puede ser un indicativo.

Como ves, que tu coche se quede sin aceite, puede tener consecuencias muy graves. Por ello, es necesario que hagas un buen mantenimiento con el fin de evitar futuros quebraderos de cabeza.