Lo + nuevo

Los postes de recarga de eléctricos pasarán a manos de privados en Madrid

article-madrid-frena-coches-electricos-puntos-recarga-de-pago-5108f73b0fc35

Parece que los coches eléctricos no se llevan bien con Madrid… o viceversa. Por las calles de la capital española no circulan demasiados vehículos con este tipo de propulsión y es por eso que el Ayuntamiento de Madrid ha decidido que los postes de recarga gratuitos que hay en la ciudad pasen a manos de privados en un futuro cercano.

Postes privados

En 2010, comenzó a funcionar el plan MOVELE, una iniciativa que fomentaba la utilización del coche eléctrico con ayudas a la compra de este tipo de vehículos y la implantación de postes de recarga gratuitos en ciudades como Madrid, Sevilla y Barcelona.

Tres años más tarde, desde la capital española se ha decidido dejar de invertir en estos postes ya que se los considera un gasto innecesario debido al poco éxito que ha tenido la venta de vehículos eléctricos en este lapso de tiempo. Es por eso que los postes que funcionan como punto de recarga pasarán a manos de privados y comenzarán a ser de pago. Cabe destacar además que la mala noticia es doble: no solamente habrá que pagar para recargar el coche sino que se ha frenado la instalación de estos puntos de recarga por parte del gobierno de Madrid.

Números eléctricos

728 euros: ese fue el gasto en luz que tuvo el Ayuntamiento de Madrid en 2012. En la ciudad hay 162 puntos de recarga (24 instalados en la vía pública y 138 en parkings) que funcionan como un cargador de baterías para los coches eléctricos. La mayoría de ellos no supera los 100 Kw anuales de consumo.

Se calcula que en Madrid hay 376 vehículos eléctricos, 186 turismos y 157 cuadriciclos. Apenas 50 de ellos pertenecen a particulares, mientras que el resto es propiedad de empresas. Esto habla a las claras del fracaso de las estimaciones del plan MOVELE.

Se preveía una venta de 50.000 vehículos eléctricos para 2012. La realidad indica que, a día de hoy, solo se vendieron 437 unidades en toda España.