Competición

Lewis Hamilton sigue imponiendo su ley

Vodafone McLaren Mercedes MP4-22 Lewis Hamilton British F1 Sepan

Lewis Hamilton ha puesto la directa y ha vuelto a subir al primer puesto del podio en Bahréin después de haberlo hecho una semana antes en Malasia. En las tres primeras carreras de la temporada ha quedado claro que Mercedes ha empezado por delante del resto de escuderías al ganar las tres pruebas. En Bahréin, además, Rosberg volvió a ser segundo, manteniendo el primer puesto por el momento en la clasificación de pilotos.

La carrera de Bahréin ha sido sin duda la más espectacular en lo que llevamos de temporada. Hubo adelantamientos tanto en las plazas de delante como por detrás, y accidentes espectaculares que, por fortuna, no tuvieron consecuencias graves para los pilotos. Eso sí, el dominio de Mercedes continúa siendo abrumador.

Iguala a Fangio

Con su nueva victoria Hamilton suma 24 Grandes Premios y ha alcanzado a un mito de la Fórmula 1 como fue Juan Manuel Fangio. El piloto británico es sin duda en estos momentos el gran favorito para ganar el Mundial con permiso de su compañero Nico Rosberg, aunque esto no ha hecho más que empezar y se espera que Red Bull y Ferrari mejoren sus coches antes de que sea demasiado tarde si quieren ser protagonistas este año.

Fernando Alonso no tuvo una buena carrera y finalizó noveno, un puesto demasiado mediocre para el potencial del piloto español y para la historia de Ferrari. La escudería italiana debe encontrar cuanto antes soluciones si no quiere seguir siendo un equipo del montón. Su compañero de equipo, Kimi Raikkonen, fue décimo.

Sergio Pérez completa el podio

El mexicano Sergio Pérez consiguió con su Force India terminar en el podio por delante del Red Bull de Daniel Ricciardo, que por fin pudo concluir una carrera con normalidad. Sebastian Vettel, por su parte, hubo de conformarse con la sexta plaza y ya está a 38 puntos de Rosberg cuando se han disputado tres carreras.

El próximo Gran Premio tendrá lugar en China, un circuito que a priori le viene bien a Mercedes. Si no hay cambios en el resto de escuderías, el Mundial puede quedar muy pronto en un mano a a mano entre Rosberg y Hamilton.