Tipos y marcas

Hennessey Venon GT, el coche más rápido del mundo

foto venon gt

El Hennessey Venon GT es el coche más rápido del mundo tras alcanzar una velocidad máxima de 435,31 km/h. La gesta tuvo lugar en la pista del Centro Espacial Kennedy que la NASA tiene en Cabo Cañaveral (Florida).

Este coche es un modelo que ha sido creado sobre la base del Lotus Exige. Cuenta con un motor V8 biturbo de siete litros y rinde 1.244 cv de potencia. Su peso es ligeramente superior a los 1.200 kilos y su aerodinámica ha sido estudiada al milímetro para desplazar hacia los lados y arriba el viento de cara.

La pista de Cabo Cañaveral en Florida, con sus 2,4 millas de longitud, ha sido el escenario de numerosos intentos de batir el récord de velocidad por diversos coches de serie y prototipos.

Supera al Bugatti Veyron

El anterior registro estaba en posesión del Bugatti Veyron 16.4 Supersport, uno de los cinco vehículos más caros del mundo, que logró situar el velocímetro en los 431,07 km/h. El Bugatti logró ese récord en 2010 en una pista alemana.

Ahora el Venon GT, del que se fabricarán 29 unidades, ha conseguido batir el récord mundial de velocidad y situarlo en los 435,31 km/h, aunque los ingenieros que han participado en su diseño mantienen que está capacitado para alcanzar los 440 km/h.

El récord del Hennessey Venon GT no entrará de momento en el Libro Guinness de los Récords al no cumplir dos premisas necesarias: ser un modelo con al menos 30 unidades fabricadas, y realizar dos pasadas en la misma pista, para obtener la media.

Dos récords más en aceleración

Además de establecer un nuevo récord de velocidad máxima, el Venon GT consiguió la plusmarca mundial de aceleración de 0 a 300 km/h, que consiguió en tan sólo 13,63 segundos, y del paso de 0 a 200 millas por hora (321,86 km/h), que alcanzó en 14,51 segundos. Estos dos últimos registros sí han quedado ya registrados en el Libro Guinness.

La mayoría de las 29 unidades que han sido fabricadas de este espectacular superdeportivo han sido asignadas a destacados magnates, la mayoría de ellos de origen asiático, aunque el precio que se ha pagado no ha trascendido.