Servicios

El mercado de coches de ocasión se mantiene estable

Young woman collecting new car

Los coches de ocasión están de moda. Cuatro de cada diez españoles con intención de adquirir un automóvil en los próximos doce meses apostará por un vehículo de ocasión como primera opción de compra, según el Estudio sobre la Intención de Compra de un Vehículo en 2013, elaborado por Coches.net.

El informe revela que el 30 por ciento de los automovilistas prevé adquirir un coche en los próximos 12 meses. Además, 4 de cada 10 optará por un usado, el 30,6 por ciento se inclinará por uno nuevo y el 17,9 por ciento se decantará por un seminuevo.

También existe un estudio sobre las motos de ocasión más vendidas que evidencia que el mercado del motor de segunda mano sigue muy activo.

La crisis

El auge de los vehículos de ocasión se debe, entre otras cuestiones, a la crisis, pues los compradores buscan coches a menor precio, y también a las facilidades de pago, pues la mayoría de empresas del sector facilitan la financiación para la compra de estos coches.

Las cifras comparadas con el año anterior evidencian que el mercado de coches de ocasión se mantiene estable.

Precios

Por lo que respecta al presupuesto de quienes prevén comprar un coche de segunda mano, el 27,4 por ciento se pone un límite de 5.000 euros, mientras que el 33,7 por ciento está dispuesto a gastar entre 5.000 y 11.000 euros. El 38,9 por ciento cuenta con un presupuesto de más de 11.000 euros.

El precio medio de los coches de ocasión se situó al cierre del primer cuatrimestre del año en 10.580 euros, lo que representa una reducción del 2,8 por ciento respecto al mismo período de 2012 y del 4,8 por ciento en relación con los cuatro primeros meses de 2011.

Uno de los factores que ha contribuido a bajar el precio de los coches de ocasión es el Plan PIVE 2, que al reducir el precio de los automóviles nuevos provoca de forma instantánea la reducción del coste en los coches de ocasión para seguir siendo atractivos para los potenciales compradores.

  • Estefanía

    Con la que está cayendo demasiado bien que se sigan vendiendo coches.