Tipos y marcas

Cuarenta años años desde el último Seat 600

foto seat

Ya han pasado 40 años desde que el Seat 600, el coche que marcó una época entre los españoles, dejó de fabricarse. Fue el automóvil que impulsó la motorización en España, pues uno de cada cuatro coches que circulaba por las carreteras españolas en 1970 era un 600. Con cerca de 800.000 unidades producidas, el 600 se fabricó hasta 1973.

El 600, como denominación genérica y en todas sus versiones, es hoy un icono para mucha gente. Ningún otro modelo ha sido tan significativo, ni como recuerdo sentimental ni como memoria de su presencia en nuestras calles y carreteras.

Un viaje, una aventura

Viajar en 600 era toda una aventura, porque entonces viajar tenía mucho de aventura, tanto por el estado de las carreteras como por las precarias prestaciones que ofrecían los modelos de la época. Comodidades a las que hoy prácticamente no damos importancia porque son habituales, antes no lo eran, como el aire acondicionado, los cinturones de seguridad en las plazas traseras, airbags, frenos de disco, asientos ergonómicos…

Tampoco a nivel mecánico los vehículos de entonces eran tan fiables como los actuales, y los conductores siempre iban provistos en su maletero de una lata de aceite y una botella de agua para refrigerar el motor cuando éste se recalentaba.

Fue el coche al que accedió de forma masiva la clase media española, pues costaba entonces alrededor de 65.000 pesetas (390 euros).

Aprovechar el espacio

A nivel de diseño destacaba por el gran aprovechamiento del espacio. Sus apenas 3,30 metros de longitud albergaban un habitáculo en el que cabían perfectamente cuatro personas, aunque sabemos que entraban más.

En cuanto a la mecánica, sorprendía por su sencillez y robustez, y era capaz de alcanzar velocidades superiores a los 115 km/h mientras que el consumo medio en carretera era de 6,5 litros en carretera, alcanzando una autonomía superior a los 450 kilómetros.

Hoy en día aún podemos ver alguno circulando por la carretera, y son muy valorados por los coleccionistas.