Servicios

Consejos prácticos a la hora de acudir al taller

mecánico coches

Una de las acciones más comunes, y aburridas, es la de llevar nuestro vehículo al taller en caso de problema o avería. Para aquéllos que no son duchos en el tema de la mecánica, también puede ser la oportunidad de sufrir diversos timos, que van desde pagar cifras espectaculares que podrían ahorrarse, hasta problemas de desconfianza porque no tenemos la menor idea de lo que no están hablando y no tenemos más opción que confiar en nuestro mecánico. No es algo muy agradable, ya que para apostar ya hay otros lugares (aquí puede aprender cómo).

¿Qué es entonces lo que necesitamos? Sentido común. Y una serie de reglas de seguridad para que el proceso sea lo más simple, rápido y seguro posible…

Para empezar, hemos de conocer lo que dice la ley. Ante un vehículo nuevo, tenemos 2 años de garantía, lo que nos permite llevar el coche a cualquier taller, sea este o no de la red oficial del fabricante. No obstante, muchas compañías incrementan el período un par de años más, pero a partir de los 2 años hemos de acudir a sus talleres. De lo contrario, como en todas las garantías, perderemos dicha prerrogativa como consecuencia de la participación de terceros. Hay que estar atentos.

Una vez en el taller, hemos de tener a mano la ficha técnica del vehículo con los datos del mismo. De esa manera será más rápido solicitar los recambios necesarios y en el taller tendrán todas las herramientas necesarias para trabajar lo más rápido posible. Por otro lado tenemos que saber, desde el comienzo, qué es lo que queremos que se le haga al coche y especificarlo por escrito con los precios de la manera más ajustada posible. Esto siempre puede fallar (a fin de cuentas surgen imprevistos), pero en ese caso el taller nos informará, previamente, de lo que el coche necesita. De ahí que sea importante conocer nuestro vehículo, para tomar la decisión correcta.  Por si acaso hemos de recibir una factura que incluya todos los datos, los cambios y los precios. Y será nuestro deber guardarla siempre, pues es nuestra garantía durante 2 meses como norma. De nuevo tendremos que recordar que si interviene terceros perderemos dicha garantía.

Y por último, si somos olvidadizos, recordar que existen en el mercado de los Smartphones aplicaciones que nos permiten recordar las necesidades de nuestro vehículo: revisiones por kilómetros, recambios necesarios, ITV, etc. Todo en beneficio de nuestra tranquilidad y, probablemente, también de nuestro bolsillo llegado el momento.