Comparativas

Comparativa: Ford B-Max vs Citröen C3 Picasso

1023856

Te ofrecemos una completa comparativa entre dos monovolúmenes urbanos líderes de ventas en el mercado europeo: el Ford B-Max y el Citröen C3 Picasso. Para ello, nos centramos en las variantes diésel más potente de ambos coches.

Exterior

El B-Max cuenta con un aspecto de típico monovolumen con algunos detalles deportivos, mientras que el C3 Picasso opta por una carrocería más recta dividida en dos secciones en las que se evidencia claramente el frontal y el habitáculo.

Las medidas exteriores son prácticamente iguales. Solo cabe destacar que el Citroën es apenas un poco más grande  tanto en longitud, anchura como en altura. Ambos modelos cuentan con luces diurnas de tipo LED y llantas de 17 pulgadas.

Interior

Mientras que el salpicadero del C3 Picasso tienen condensados todos los indicadores en la parte central, el B-Max tiene todos estos instrumentos más repartidos.

Haciendo una comparativa de la postura de conducción que ofrecen ambos modelos de monovolúmenes, hay que decir que en ambos coches se puede regular la altura, distancia e inclinación del respaldo, aunque es justo decir que son dos posturas diferentes: en el Ford es más similar a la de la mayoría de los turismos (baja y con el ligeramente tumbado), mientras que el Citröen ofrece una posición más alta y erguida.

La comparativa de la capacidad de carga no deja en buena posición a ninguno de los dos coches: ni el B-Max ni el C3 Picasso ofrece un maletero destacable. El modelo de Ford cuenta con un doble fondo para ampliar sus posibilidades (llega hasta los 315 litros) y el de Citroën cuenta con un maletero de formas rectas y mayor altura que facilita la carga de objetos (llega hasta los 385 litros). Vale la pena destacar que este es un aspecto que la marca francesa no modificó, pese a que hace poco Citröen renovó el C3 Picasso.

Mecánica

En ambos casos, estamos hablando de motores diésel 1.6: el del B-Max es un TDCi de 95 CV de potencia y el del C3 es un HDi de 92 CV. Es decir que en ambos casos se trata de propulsores de poca potencia.

A la hora de hacer una comparativa del consumo, hay que señalar que ambos modelos es cercana a los 4 litros por cada 100 kilómetros recorridos.