Comparativas

Audi TT RS y BMW M1 Coupé, pequeños y muy deportivos

foto audi

Audi TT RS y BMW Serie 1 M Coupé son los dos pequeños deportivos alemanes. Tienen algunas similitudes en cuanto a medidas y potencia, ambos con 340 cv, pero también muchos aspectos que los diferencia y que nos pueden hacer inclinar la balanza en nuestra decisión de compra.

Los dos coches tratan de seducir a un mismo segmento de público: joven, deportivo y con ganas de vivir fuertes experiencias. Dos deportivos que por su elegancia no desentonarían por las calles de Mónaco.

El modelo de Audi es el que lleva más tiempo en el mercado y es muy popular. Su atractiva estética le ha permitido mantenerse entre los más vendidos de su clase en los últimos tiempos.

El TT RS cuenta con un motor turbo de cinco cilindros y 2,5 litros, y gracias a sus 340 cv de potencia permiten experimentar una fuerte sensación cuando le pisamos a fondo. Su comportamiento en curva es muy destacable pese a lo ligero que es.

Este biplaza tiene entre sus aspectos más vistosos su espectacular capota de lona, aunque hay que decir que la versión cabrio es menos ágil que la coupé.

Cambio manual en el M1

El BMW Serie 1 M llegó dispuesto a competir con el TT. Su motor, biturbo de tres litros, le permite unas prestaciones al estilo de los deportivos de mayor categoría. Hay que recordar que es de tracción trasera, por lo que está más indicado para conductores con cierta experiencia.

A diferencia de su rival, el cambio, de seis velocidades, es manual. Acelera de 0 a 100 en 4,8 segundos frente a los 5,3 del TT.

Respecto a la capacidad del maletero, aunque evidentemente este aspecto no es el más importante en este tipo de vehículos, hay que decir que gana holgadamente el BMW, con 370 litros frente a los 250 del Audi.

Consumo y precios

El consumo de los dos coches se sitúa en el entorno de los 11 litros, con una ligera ventaja para el modelo de BMW.

Por último, y si hablamos de precios, aquí la diferencia es importante, pues el coche de la firma de los cuatro aros se dispara hasta los 70.000 euros mientras que el pequeño de la saga M de BMW se queda en 56.000.