Servicios

Ahorrar combustible con nuestra forma de conducir

Closeup refuel gasoline

El combustible para llenar el depósito de nuestro coche cada vez es más caro, sobre todo en los momentos que coinciden con el inicio y el final de las vacaciones, que es cuando más vehículos salen a las carreteras. Seguir unas sencillas pautas en nuestro modo de conducción puede hacer que nos ahorremos unos cuantos euros.

No pisar el acelerador al arrancar es el primer mandamiento para ahorrar. Es una costumbre tan extendida como innecesaria, sobre todo en los motores de inyección. Una vez arrancado el vehículo, sólo se debe hacer uso de la primera marcha para empezar a moverse y, de inmediato, cambiar a una velocidad superior. Hay muchos conductores que estiran las marchas y aumentan el consumo. Es preferible realizar los cambios a bajas revoluciones, entre 2.000 y 2.500 en los modelos de gasolina, y entre 1.500 y 2.000 en los que son diésel.

Evitar acelerones y frenazos

Mantener una velocidad uniforme y evitar acelerones y frenazos, así como usar la marcha más larga a bajas vueltas, es también muy recomendable si queremos disminuir el consumo de combustible en nuestros desplazamientos.

En los tramos de subida, es recomendable retrasar todo lo posible las reducciones de marcha, incrementando la presión sobre el acelerador pero sin llegar a pisarlo a fondo. Por el contrario, en los tramos de bajada es conveniente utilizar la marcha más larga y aprovechar el rodaje por inercia, realizando los cambios a muy bajas revoluciones.

Si la carretera es muy virada, es preferible entrar a las curvas reduciendo la velocidad con suficiente antelación, bajar una marcha y evitar las frenadas, manteniendo una velocidad uniforme en toda la curva.

En las paradas prolongadas, de más de un minuto, es recomendable detener el motor, pues al ralentí se gasta combustible y aumenta la temperatura del motor.

Atentos a los neumáticos

Por último, prestar atención a la presión de las ruedas, pues además de por motivos de seguridad, unos neumáticos con la presión baja hacen aumentar el consumo de combustible.